La crisis provocada por la Covid-19 ha puesto de relieve la necesidad de reaccionar para lograr un consumo más sostenible. Ello ha repercutido en el modo en que el consumidor se decanta por marcas que ofrecen artículos menos contaminantes, lo que lleva a estas a modificar la presentación de sus productos y a las empresas de packaging a tomar la delantera en la elaboración de productos con una clara imagen de sostenibilidad con el medio ambiente.

Las empresas de packaging son muy conscientes desde hace años de la necesidad de ofrecer productos que no dañen el entorno. Demostrando una vez más su capacidad de reinvención, se han volcado en producciones innovadoras que atraiga al consumidor más concienciado. En el sector del packaging encontramos distintos modos de producción como son, la PLV reciclable, cartón y expositores de publicidad que buscan no convertirse en dañinos, con opción a reciclaje y de creación sostenible.

Desde el inicio de la pandemia el estudio de nuevos hábitos de consumo han llevado a las empresas a buscar nuevas formas de atraer al consumidor, lo que ha provocado un cambio en las tendencias de hacer packaging. Las nuevas iniciativas de las empresas de packaging verifican la capacidad de cambio, ganas de superación, adaptación de los productos a las nuevas preferencias y conciencia ambiental del sector.

 

TENDENCIAS PACKAGING PARA 2021 EN ÉPOCA DE COVID-19

Sostenibilidad y respeto por el medio ambiente

El consumidor postcovid muestra un claro interés en la compra de sostenibilidad, se siente atraído por marcas que muestren un compromiso con el cuidado del entorno y que generen productos que no contaminen el planeta. La empresas de packaging llevan tiempo apostando por envases de cartón con certificación FSC, PET 100% reciclado y productos que deriven de la economía circular para la búsqueda de soluciones innovadoras que muestren su compromiso social con el cuidado del medio ambiente.

Aquí el cartón es el gran triunfador, está más de moda que nunca. No supone un gran coste para las empresas, es ligero, fácil de transportar y 100% reciclable. Por lo tanto, puede tener más de un uso e incluso proceder de reciclados previos.

Transparencia de packaging

Tras la pandemia el consumidor quiere ver el contenido de los envases, lo cual permite dar a conocer el producto de forma clara proporcionando seguridad de compra. En este caso, el verdadero maestro es el plástico PET reciclado, debido a su ventaja de múltiples reciclados (rPET) es el más utilizado del mundo por las empresas de packaging. Su utilización reduce drásticamente el consumo de combustibles fósiles y materia prima petroquímica virgen. Otra de sus características es que es ligero, de fácil almacenaje y transporte permitiendo una distribución mucho más sostenible para el planeta debido a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Es un material resistente y sencillo de trabajar que permite diseños innovadores para la industria del packaging.

El PET 100% reciclado es un material muy demandado en el sector alimentario, ya que no repercute en la salud del consumidor, protege los alimentos ante partículas y bacterias externas y es un material perfecto para presentar los comestibles, haciéndolos visibles a los ojos del consumidor.

Para la industria alimentaria solo se permite su utilización en primer nivel de reciclaje pero en reutilizaciones posteriores se emplea para una gran variedad de productos como son envases para usos no alimentarios, expositores de mostradores, envases de producto, carpetas y un largo etc.

Formato ahorro, variedad de tamaños e higiene

Debido a la crisis económica derivada de la pandemia el consumidor postcovid busca formatos de ahorro para disminuir el gasto en sus compras. Aquí entra de lleno la muestra de diversos tamaños que disminuyan la preocupación del consumidor por productos seguros que den una clara sensación de higiene y le proporcionen seguridad de compra. Formatos más pequeños e individuales toman protagonismo y refuerzan la sensación de protección e higiene ante la Covid-19, especialmente en el sector alimentario.

Perfeccionar la experiencia de compra y lograr fidelización emocional

Durante el confinamiento se disparó el consumo a través de la venta online lo que ha llevado a tener muy en cuenta la presentación de los envases que contienen los productos. Reinventar la experiencia de compra lleva a las empresas de packaging a buscar diseños que aumenten el atractivo de los productos para diferenciarse de la competencia, mejorar la identificación de marca y aumentar el valor del producto teniendo en cuenta la higiene, protección y el ecodiseño, muy presentes en la fidelización emocional del consumidor postcovid, la cual tiene clara relación con la experiencia de compra, es decir, al sentimiento que generamos en el cliente al adquirir nuestro producto.

 

En definitiva, a consecuencia de la pandemia las empresas de packaging, atentas a las  nuevas necesidades y deseos del consumidor, han de acelerar sus procesos de cambio e innovación. Dando lugar a nuevas formas de atraer al consumidor que desea ver como las marcas se alinean con sus valores. Un producto visible, que proporcione una clara sensación de higiene y mensaje de protección, respetuoso con el medio ambiente y disponible en variedad de formatos.